Assorted Landmines

Temuco, Chile, 2013.

In my country, lots of men grow up with the belief that women are cattle. “I married her,” they say. “She’s my possession.” Are these men to blame? Get ready for a shock: They aren’t. Just as many Americans are not to blame for the way they view Russians. Their glasses or perceptions simply have been dyed a certain color, and there they are; that’s the color through which they look at the world. What does it take to make them real, to make them aware that they’re looking at the world through colored glasses? There is no salvation till they have seen their basic prejudice.

As soon as you look at the world through an ideology you are finished. No reality fits an ideology. Life is beyond that. That is why people are always searching for a meaning to life. But life has no meaning; it cannot have meaning because meaning is a formula; meaning is something that makes sense to the mind. Every time you make sense out of reality, you bump into something that destroys the sense you made. Meaning is only found when you go beyond meaning. Life only makes sense when you perceive it as mystery, and it makes no sense to the conceptualizing mind.


Another excerpt from Anthony De Mello’s book “Awareness”. Can’t get tired of this book and its insights about life in general. Highly recommended.

A changed person

Today I’m sharing and extract of Anthony De Mello’s book “Awareness” that I’ve found liberating. This book is really a great piece of theraphy and advice to undestand and enjoy life on a day-to-day basis. There is too much distraction in the current society about how we should think about others or ourselves.


As you identify less and less with the “I”, you will be more at ease with everybody and with everything. Do you know why? Because you are no longer afraid of being hurt or not liked. You no longer desire to impress anyone. Can you imagine the relief when you don’t have to impress anybody anymore? Oh, what a relief. Happiness at last! You no longer feel the need or compulsion to explain things anymore. It’s all right. What is there to be explained? And you don’t feel the need or compulsion to apologyze anymore. I’d much rather hear you say, “I’ve come awake,” than hear you say, “I’m sorry”. I’d much rather hear you say to me, “I’ve come awake since we last met; what I did to you won’t happen again,” than to hear you say, “I’m so sorry for what I did to you.” Why would anyone demand an apology? You have something to explore in that. Even when someone supposedly was mean to you, there is no room for apology.

Nobody was mean to you. Somebody was mean to what he or she thought was you, but not to you. Nobody ever rejects you; they´re only rejecting what they think you are. But that cuts both ways. Nobody ever accepts you either. Until people come awake, they are simply accepting or rejecting their image of you. They’ve fashioned an image of you, and they’re rejecting or accepting that. See how devastating it is to go deeply into that. It’s a bit too liberating. But how easy it is to love people when you understand this. How easy it is to love everyone when you don’t identify with what they imagine you are or they are. It becomes easy to love them, to love everybody.

Isn’t that a paradox?

Today I want to share a paragraph of the book I’m currently reading. Its name is “Awareness. The perils and opportunities of reality” by Anthony De Mello. I recommend this book because it helps see life in a different way leaving behind stereotypes and strong social biases.

About anxiety and depression…


Isn’t that a paradox? And you’re willing to let this cloud come in, because the more you fight it, the more power you give it. You’re willing to observe it as it passes by. You can be happy in your anxiety. Isn’t that crazy? You can be happy in your depression. But you can’t have the wrong notion of happiness. Did you think happiness was excitement or thrills? That’s what causes depression. Didn’t anyone tell you that? You’re thrilled, all right but you’re preparing the way for your next depression. You’re thrilled but you pick up the anxiety behind that: How can I make it last? That’s not happiness, that’s addiction.


This is just a little part of the book but, with this you can get a pretty good idea of what is the rest of the book about. It´s a small one, 184 pages, you can even read a chapter per day, almost like a journal.

Reducing the time spent on texting apps

As a general announcement. I´m cutting the time I spend on text apps a little bit. I´ll eventually see all messages, and I´ll answer them soon. So, don´t feel bad or get angry just because I see your message and don´t reply in the moment. This is helping me to focus on other things and tasks that I do every day like reading, taking/editing photos or writing the posts on this blog.

I am in the process of use the texts apps like Instagram, in the sense that just takes my attention 1 or 2 times a day. If I get to your message in those periods of time you will get an answer in that moment, if not, you will get and answer the next time I open the app.

I´ve started to put more attention to those things and people that are present, here and now, not behind a screen. Also, this helps to eliminate distractions.

I´d rather have a phone call that take our complete attention 5 minutes than to be replying texts. So, if you would like to ask me something just call me, that’s exactly what I would do.

I hope you understand. Thanks.

El éxito como estilo de vida

¿Tú crees que el éxito pueda estar sobre evaluado? Hoy en día parece ser que lo está. En la web vemos miles de publicaciones con pasos para obtenerlo. ¿Éxito según quién? ¿Cuál es la definición de éxito para ti? Personalmente pienso que cada quién crea su propia definición, para mí éxito es sentirte bien contigo mismo, fijarte metas constantes, atacarlas día a día y lograrlas, mantenerte ocupado y positivo siempre buscando desarrollarte como ser humano, culturizándote y apoyando a quien te rodea.

Hace 4 libros leí “Poder sin límites” de Anthony Robbins y me gustaría compartir fragmentos de uno de los capítulos que me pareció más importante. Algunas personas dicen que ciertos libros son mucho texto cuando en realidad la idea más importante se puede encontrar en algunos párrafos y habiendo leído ese fragmento del libro prácticamente puedes tener el aprendizaje que necesitabas de ahí, es decir, llegas a la página 180 y lees un capítulo en el que tú mismo te das cuenta y dices: “¡Caray! ¡Tardé tanto tiempo en llegar aquí y pienso que esto es lo que realmente vale la pena leer del libro, lo demás es relleno!” Incluso puedes cerrar el libro en ese momento y continuar con el siguiente. Aunque no generalizo, pienso que esta idea es algunas veces cierta. No me malinterpreten, recomiendo mucho el libro, sin embargo, pienso que compartiendo este capítulo doy una idea clara de la intención de Anthony para con este libro.

Las comparto porque creo que habla del éxito de una forma diferente, de una forma que no necesariamente tiene que ver con dinero, logros y/o reconocimientos. Sino que simplemente modificando nuestro comportamiento podemos sentirnos motivados y con una sensación de éxito con la cual me siento identificado.


5 claves de la riqueza y el éxito. Por Anthony Robbins.

Usted debe aprender a superar la frustración.

Si quiere llegar a ser todo lo que podría ser, hacer todo lo factible, oír todo lo escuchable y ver todo lo que merece verse debe aprender a superar la frustración, que es capaz de romper los sueños, de convertir una actitud positiva en negativa y un estado de poder en un estado de desvalimiento, como sucede demasiadas veces. Y lo peor de la actitud negativa es que destruye la autodisciplina. Y perdida la autodisciplina, perdidos los resultados que uno deseaba.

Así que, para asegurarse el éxito a largo plazo, debe aprender a disciplinar la frustración. Voy a decirle algo: la clave del éxito es una frustración de mayor cuantía. Fíjese en cualquier éxito importante, y casi siempre observará que el camino al mismo estuvo empedrado de decepciones tremendas. El que diga lo contrario no sabe nada del éxito. Sólo hay 2 clases de hombres: los que superaron la frustración y los que se quedaron deseando haber sido capaces de superarla.

He aquí la segunda clave: usted debe aprender a superar el rechazo.

¿Habrá algo en el lenguaje humano que duela más que la simple palabra “no”? Para el que conozca el mundo de la venta, ¿Cuál es la diferencia entre ganar $100,000 dólares y ganar $25,000? La principal, aprender a encajar un rechazo, de modo que el temor al mismo no sea obstáculo para la acción. Los mejores vendedores son los que escuchan más negativas. Son los que saben tomar un “no” y servirse de él como palanca para pasar al “sí”. Para triunfar, usted debe aprender a encajar el rechazo sabiendo cómo despojarlo de todo su poder.

Sylvester Stallone ha triunfado porque fue capaz de resistir un rechazo tras otro. Cuando empezaba recibió más de un millar de negativas. Visitó a todos los agentes artísticos de Nueva York y todos le dijeron que no. Pero él siguió empujando, siguió insistiendo y por fin hizo una película titulada Rocky. Supo escuchar la palabra “no” mil veces y, pese a ello, llamar a la puerta 1,001.

¿Cuántos “noes” aguantaría usted? ¿Cuántas veces habrá deseado acercarse a una persona interesante y dirigirle la palabra, dejando de hacerlo para no tener que escuchar un posible “no”? ¿Cuántas veces habrá decidido no presentarse a una oferta de empleo, o no visitar a un cliente, o no pasar una prueba por que tuvo miedo a una negativa? Dese cuenta ahora de lo absurdo que es eso. Dese cuenta de que se pone cortapisas a sí mismo por temor a una palabra de dos letras. Y eso que la palabra en sí no tiene ningún poder: ni corta, ni le priva de ninguna de sus fuerzas. Todo su poder procede de la manera en que se la representa a sí mismo, de los límites que usted se impone ante ella. ¿Y cuál es la consecuencia de unos pensamientos limitados? Pues una vida limitada.

El que sabe controlar su cerebro sabe controlar su reacción ante un rechazo. Además, sin rechazo no hay triunfo auténtico. Cuantas más negativas reciba usted, más habrá aprendido y más cerca se encontrará de su desenlace. La próxima vez que alguien le rechace, dele un abrazo.

Esta es la tercera clave de la riqueza y la felicidad: Usted debe aprender a superar la presión financiera.

La presión financiera sólo la desconoce aquel que no tiene finanzas de ninguna clase. Hay muchos tipos de presión financiera, y han hundido a muchas personas. Pueden propiciar la codicia, la envidia, el engaño o la paranoia; pueden embotarle su sensibilidad o privarle de amigos. Pero fíjese en que he dicho que pueden, no que vaya a ser así necesariamente. Superar la presión financiera quiere decir, saber tomar, y saber dar, saber ganar y saber ahorrar.  

Recuerde que todas las acciones de la vida están guiadas por nuestra filosofía, por las representaciones internas que nos dicen cómo actuar. Para un modelo magnífico de cómo superar la presión financiera consulte la obra El hombre más rico de Babilonia, de George S. Clason. ¿Lo ha leído? En caso afirmativo léala otra vez; de lo contrario, salga a comprarla enseguida. Es un libro que puede hacerle rico, feliz y totalmente dispuesto a triunfar. Para mí lo más importante de sus enseñanzas es que tenemos que regalar el 10% de todas nuestras ganancias. Es verdad, ¿Por qué? En primer lugar, porque cuando uno ha sacado algo siempre se ve obligado a devolver algo. Otro motivo es que se crean valores para uno mismo y para los demás. Y lo más importante: decirle al mundo y a su propio inconsciente que tiene usted más de lo que necesita. Ésta es una creencia muy poderosa, y vale la pena fomentarla. Si a usted le sobra, eso quiere decir que tiene lo necesario y que otros pueden conseguirlo también, y eso es una creencia que tiende a realizarse por sí misma.

¿Cuándo empezaremos a regalar ese 10%? ¿Cuándo seamos ricos y famosos? No. Debe hacerse de buen principio. Lo que uno da es como una semilla que siembra. Y partiendo de tales sentimientos o estados, se vive en actitud de permanente gratitud. Ninguna cantidad de dinero puede comprar lo que uno obtiene cuando es uno mismo quien da.

Tras haber regalado un 10% de sus ingresos, dedique otro 10% a pagar sus deudas y un tercer 10% al ahorro, con el fin de acumular un capital para futuras inversiones. Debe arreglárselas para vivir con el 70% restante. Vivimos en una sociedad capitalista, donde la mayoría de las personas no son capitalistas. Por tanto, no disfrutan del nivel de vida que desean. ¿Para qué vivir en una sociedad capitalista, repleta de oportunidades, si no aprovechamos ese sistema por cuya creación lucharon nuestros predecesores? Aprenda a guardar su dinero y a usarlo como capital. No acumulará nada si lo gasta todo. Jamás dispondrá de los recursos que necesita.

La conclusión es que con el dinero ocurre lo mismo que con todo lo demás. Puede hacerlo trabajar a favor o en contra de usted. Debe ser capaz de manejar el dinero como cualquier otro elemento de su mente, con la misma idoneidad en cuanto a los fines y la misma elegancia. Aprenda a ganar, a ahorrar y a dar. Si lo consigue dominará la presión financiera, y el dinero no será nunca más un estímulo que le ponga en un estado negativo, haciéndole caer en la infelicidad o tratar con los demás en condiciones de inferioridad muy alejadas de la plenitud de recursos. Una vez domine esas tres primeras claves empezará a percibir su vida como un gran triunfo. Si domina la frustración, el rechazo y la presión financiera, no habrá nada que no pueda emprender.

Usted también puede llegar a donde quiera. Y es aquí donde se aplica nuestro lema o clave número cuatro:

Usted debe aprender a superar la vanidad.

Muchas celebridades o deportistas, después de alcanzar cierto nivel de éxito, se quedan atascados, sin progresar más en su carrera. Es por que caen en la autocomplacencia, y entonces pierden lo que les permitió encumbrarse desde el primer momento.

La vanidad es una de las pasiones más desastrosas ¿Qué le ocurre al individuo que se apoltrona? Deja de progresar, deja de trabajar, deja de crear valor agregado. Si estás ya demasiado satisfecho de ti mismo, es probable que haya dejado de progresar. Como ha dicho Bob Dylan, “el que no está ocupado en nacer, está ocupado en morir”. El que no sube, baja.

Mientras uno se mantiene verde, está creciendo, es decir puede asumir cualquier experiencia y convertirla en una oportunidad para progresar; lo contrario sería tomarla como una invitación a la decadencia. Uno puede considerar la jubilación como el comienzo de una vida más rica, o como el final de una vida de trabajo. En cuanto al éxito cabe considerarlo como un trampolín hacia metas más elevadas o como una plataforma donde descansar.

Aprenda a juzgarse a sí mismo en relación con sus propias metas, no por lo que aparenten sus vecinos. ¿Por qué? Pues por que nunca dejará de encontrar ejemplos que le hagan sentirse justificado.

Y he aquí la última clave: Dé siempre más de lo que espera recibir.

Esta es quizá la más importante por que garantiza virtualmente la felicidad. El arte de vivir consiste en dar si quiere que su vida funcione, empiece a pensar en cómo dar. Muchos no piensan más que en recibir. No hay ningún problema; eso de recibir es como el océano. Para dar, en cambio, hay que tomar una determinación, o si no el proceso no se pone en marcha. La dificultad estriba en que muchos pretenden recibir, antes que nada. Viene a verme una pareja, por ejemplo, y el marido se queja de que su mujer no le trata bien. La mujer dirá que eso se debe a que él no es nada cariñoso. De manera que cada uno espera que sea el otro quien dé el primer paso.

¿Qué clase de relación es ésa? ¿Qué duración se le puede augurar? La clave de cualquier relación es que hay que dar primero, y seguir dando a continuación, sin detenerse a pedir. En cuanto uno se dedica a tomar nota de la puntuación, se acaba la partida. Uno se queda diciendo: “Ya he dado, ahora me toca el turno de recibir”, y no se da cuenta que el juego ha terminado.

Puede uno ganar mucho dinero y ser dueño de grandes fincas o de grandes empresas. Pero si lo hace sólo para sí mismo, no será un triunfador en realidad. No tendrá un verdadero poder. No poseerá la verdadera riqueza. El que alcanza “la cumbre” en solitario se queda sin nada que hacer, excepto quizás arrojarse de ella.

¿Sabe cuál es el mayor engaño del éxito? La creencia de que sea un pináculo a escalar, una cosa que se posee, un resultado que se alcanza de una vez por todas. Si quiere usted triunfar y conseguir todos los resultados que se ha propuesto, debe concebir el éxito como un proceso, un estilo de vida, un hábito mental, una estrategia permanente.


¿Entonces cuál es tu visión del éxito? Comparte en los comentarios.

Ya para terminar:

  1. ¿Disfrutaste del texto? Compra el libro.
  2. Si te ha gustado el contenido que comparto suscríbete al blog para recibir notificaciones por correo electrónico.

Referencias:

Wikipedia

Website

Why does nobody tell you you´re right?

Have you ever noticed that in general people very few times tell you that you´re doing good in the tasks they have asked you to do? Why does nobody tell you that you´re doing the things right? People always ask you to achieve perfection, to do everything in the right manner, at the right time, the first time.

When you have a deadline or some task to finish, most of the critics from your superiors point to things that you´re doing wrong and to things that you must become better at. Just as if the road to perfection is like going against the tide where everything you do is wrong until you achieve perfection. Why is it so difficult for people to tell you that you´re doing good in the task? Maybe they act like this because they are paying you for that, so it’s the minimum acceptable qualification you must achieve to earn what you´ve been paying for.  Maybe they don´t say it to avoid you to think that you´re almost done or for not slow down the pace.

Right now, I´m reading a book (Unlimited Power: The New Science of Personal Achievement by Anthony Robbins) that explains 2 kinds of people. The ones that have an exterior framework or the ones that have an interior framework. I’ll try to define both briefly. Exterior framework people need other people comments to feel they´ve achieved a goal in a good way or that the task has been completed. If someone else mentions it, then it must be well done, because its coming from a third party. So, it must be a valid comment and must be truth. In other words, these kinds of people let other people to qualify their job, in order to feel comfortable. They close and finalize the circle of a task when someone else slaps him on the back.

In the other hand, interior framework people don´t need validation from other people, they measure their work with their own internal rules. They don´t give too much importance to other people comments. They set a goal and when they get it, they feel complete no matter what the critics says because their motivation and the level of success they must achieve comes from the interior. Probably, in case of exist, other people comments are just extra but no fundamental. At the same time and in the other way around when they finish a task that is well received and acclaimed by others but does not feel like a well-done job for them, they are unsatisfied.

So, don´t forget to give those approval comments when you see that somebody is getting things done correctly. Not everything in life is corrections. And in case the person who you are giving the comments is an exterior framework person feel good that you´re helping him with your approval comments to achieve his goals and objectives. In case this guy is and interior framework person, feel good just because you´re giving back positivism towards someone else’s work and because you are appreciating it, it’s on the other person hands to take it or not. It’s important that you only give the approval comments when you really mean it, when its really coming from inside of your being, and that sensation must be real. It’s better to remain quiet than to tell a lie.  

Tell me, what type of person you are? Interior or exterior framework?

To finish the post I would like to recommend a TED talk by Julia Galef that talks about “why you think you’re right, even if you’re wrong.”
https://www.youtube.com/watch?v=w4RLfVxTGH4


08/10/2019 Update

I came back to the post because I read something related and wanted to share it on the same post. This means that this will be living post that can be evolving over time.

This comes from Anthony De Mello´s book “Awareness” and is just an excerpt to keep reflecting on the idea of approval by others:

Page 41. Do you like being prison? Do you like being controlled? Let me tell you something: If you ever let yourself feel good when people tell you that you’re O.K., you are preparing yourself to feel bad when they tell you you’re not good. As long as you live to fulfill other people’s expectations, you better watch what you wear, how you comb your hair, whether your shoes are polished, in short, whether you live up to every damned expectation of theirs. Do you call that human?

Distracciones

¿Por qué estás leyendo esto?

¿Tienes algo mejor que hacer? ¿tienes planeada alguna actividad para este preciso momento? ¿recibiste un correo avisándote del post o simplemente navegaste por la web hasta encontrarlo? ¿estás dejando de hacer alguno de tus pendientes importantes por sentarte a leerlo? ¿Te has detenido a pensar cada cuándo cumples tus metas en tiempo y forma?

Demos un paso antes ¿Te fijas deadlines en tus proyectos personales? ¿Tienes proyectos personales? Si tu respuesta es “casi nunca” creo que deberías trabajar más en ti y en las cosas que te gustan. No sólo porque seguramente lo vas a disfrutar, sino porque también nutre el alma. Si eres de las personas que ocupan su tiempo “libre” en proyectos personales y se te dificulta cumplir tus propios deadlines, éste es un escrito que espero te ayude a lograrlas.

Hay que darnos cuenta de la importancia de dejar a un lado las distracciones, llamémoslas cómo gustes: celular, amigos, redes sociales o cualquier actividad que te robe la atención cuando quieres terminar algún pendiente. Pienso que es importante trabajar bajo un calendario y fijarse metas específicas de tiempo. Claro que hay ocasiones en las que a la mente le gusta divagar y pide un poco de libertad para dejar fluir la creatividad, sin embargo, si fallamos en fijarnos metas en tiempo nuestros pendientes se irán acumulando con el tiempo.

En algunas ocasiones el hecho de escuchar música en la computadora puede distraerte, yo acostumbraba a escuchar mi biblioteca en “aleatorio”, lo cual me arrojaba cantidad de géneros diversos, muchos de los cuales no tenía ganas de escuchar en esos momentos. El simple hecho de teclear alt+tab para cambiar de ventana y darle clic al Itunes me provocaba distracción y olvidaba la idea principal de lo que estaba escribiendo, la fotografía que estaba editando o el pendiente que estaba a punto de borrar del checklist. ¡Y eso que estamos hablando de una acción tan básica como lo es cambiar de canción!
No se diga si tenemos el celular con el timbre activado y todas las notificaciones prendidas para correos, comentarios, seguidores, mensajes de texto, recordatorios o batería baja.

Incluso en la oficina ¿han tenido la oportunidad de ser los primeros en llegar, sentarse y trabajar a solas por algunos minutos? ¿o al final del día cuando todos se han ido? ¿No sientes que avanzas más rápido? El teléfono no suena, tus colegas no están hablando por teléfono, la mascota no está ladrando y todo parece ser productividad.
Le doy el 100% de responsabilidad a las distracciones por el hecho de que cada uno de nosotros no alcance sus objetivos.

Yo sé, hoy por hoy resulta difícil no caer en ellas y eso que los ejemplos que he dado anteriormente son tomando en cuenta que estás trabajando en un lugar tranquilo, privado y callado como es tu casa, pero ¿Qué pasa cuando sales a trabajar a un café? Tal vez gritaron tu nombre para que recojas tu pedido, o tal vez sólo para decirte que se les acabó la leche de soya, tal vez entró una persona que llamó tu atención, o tal vez no puedes dejar de ver a la persona que te atendió, hay mil y una maneras en las que puedes distraerte.

En una realidad alterna donde los impulsos externos no existieran, tarea que comienzas es tarea que acabas, lástima que eso no es así, la mente siempre está trabajando y pensando en muchas cosas a la vez, como cuando quieres aprender a meditar ¿lo has experimentado? Te dicen: “intenta no pensar en nada”. ¿Pero cómo? Hasta es contradictorio.

En lo que al uso del celular respecta hay algunas formas de resolverlo. Los extremistas pueden activar el modo “avión” o simplemente apagarlo. Algunos otros menos audaces pueden activar el modo “no molestar”. Los miedosos pueden activar el modo de vibración, pero les advierto que no funciona porque también distrae, aún y a pesar de no tener el celular contigo puedes escuchar la desagradable vibración sobre la mesa. A veces pienso que es mejor salir al café y dejar tu celular en casa.

Sea el celular, la televisión, los amigos u otras actividades, lo que tenemos que aprender es a manejar las distracciones y vivir con ellas a nuestro alrededor. Aquí el punto es terminar las tareas porque eso dará paso a actividades diferentes. ¿Por qué crees que los escritores o algunos músicos y artistas muchas veces se aíslan y se van a cabañas perdidas en el bosque sólo para terminar “ese” proyecto que vienen posponiendo desde hace tiempo?

SRS-6102_web

Si eres de las personas que tiene un trabajo “de 9 a 5” y aparte lleva proyectos personales, quiero enseñarte un ejercicio de tiempo que servirá para abrirte un poco los ojos en cuanto al uso de este.

El día tiene 24 horas, divide eso entre 3, como resultado tenemos bloques de 8 horas cada uno. Si pensamos que 8 horas se los dedicas a tu empleo (tiempo en el cual le perteneces a alguien más, alguien que te paga por dedicarle el 100% de tu concentración), otras 8 horas se las dedicas a dormir, te quedan 8 horas para hacer todas esas actividades que tienes que hacer en el día a día, esto incluye mas no se limita a cosas tan básicas como preparar e ingerir tus alimentos, el tiempo que te toma ir de la casa al trabajo y viceversa, aseo personal, ejercicio, llamar por teléfono a tus familiares o amigos, aseo de tu casa, lavar la ropa, leer, comprar despensa, lavar los platos, pasear al perro, ir a tus clases de idiomas, checar tus correos, redes sociales, planear tus próximas vacaciones, puede ser cualquier cosa. Al final del día únicamente tenemos un par de horas para dedicarle a ese proyecto que tenemos pendiente y así poder cumplir las metas en tiempo y forma que te has propuesto.

Una vez que entiendes el tiempo de esta manera el hecho de distraerte 15 minutos revisando tus notificaciones en el celular es demasiado, además volver a retomar la concentración toma otra porción de tiempo. Y eso que estamos hablando de trabajar diariamente en tus proyectos, ¿qué pasa si sólo le dedicas los fines de semana? o sólo los martes y jueves por dar un ejemplo, el tiempo se vuelve aún más importante y el hecho de caer en las distracciones se vuelve más crítico.

Aprender a decir que NO a invitaciones espontáneas se vuelve parte fundamental y de suma importancia. Hay ocasiones en las que detienes tus proyectos sólo porque a alguien que ya terminó su meta del día se le ocurrió llamarte e invitarte a tomar unas cuantas cervezas al bar. Lo dejo al pensamiento de cada quién para que lo pongan en la balanza. A menudo doy de ejemplo la idea de trabajar como los caballos de carreras, de manera que solamente pueden ver directo de frente, sin distracciones. Que no te importe el hecho de que las personas te reclamen porque no contestas los mensajes, tú enfócate en lo tuyo.

Si pensamos un poco más allá y ahondamos en el tema, a un plazo mayor, digamos 1 año. Cosa que hagas y que no esté alineado con tus objetivos es una distracción y tienes que estar consciente de ello. Año con año, nuestros propósitos se tienen que alinear con nuestro proyecto de vida, de esta manera podemos estar seguros, o por lo menos sentirnos con la confianza de que hemos completado cierto porcentaje de logro para nuestra meta de vida a largo plazo. Genera incertidumbre ir por la vida dejándote llevar por la corriente del río esperando a ver dónde terminas, la vida tiene su curso y no podemos hacer nada al respecto, lo que sí podemos hacer es dar dirección dentro de la corriente.

Ten presente esta cadena todos los días:

Propósito de vida>propósitos anuales>propósitos mensuales>propósitos semanales>propósitos diarios.

Todo deberá estar alineado, una gran meta se desglosa en muchas más pequeñas. Lo que estás haciendo hoy ¿te acerca a tus objetivos? Si la respuesta es “no”, hazte la pregunta otra vez, hasta que lo entiendas. Si en algún momento tienes la duda de si estás haciendo lo correcto con tu vida, recuerda preguntarte a ti mismo. Si tu respuesta es “sí” puedes estar tranquilo y confiar en tus acciones y decisiones, porque mientras tengas un máster plan y lo estés atacando las cosas se irán dando a tu favor y de eso puedes estar seguro. Tienes que tener fe en ti mismo porque si no lo haces tú ¿quién más lo hará?

En caso de que te estés sintiendo un poco abrumado, tengo algo bueno que decirte. Por supuesto que tus objetivos no tienen que ser cambiar el mundo. Tal vez son cosas tan subjetivas como el ser feliz (…define felicidad), tal vez ayudar a tu familia de alguna manera. Recordemos que hay que ir paso a paso atacando metas diarias. Un objetivo de vida es un proyecto a largo plazo, por lo que no te desesperes por ver resultados rápidamente, lo que se hace con prisa se hace mal, ley de vida.

Contradiciéndome, te comento que también hay que aprender a sacar provecho de las distracciones, quien sabe, tal vez uno de tus propósitos es distraerte más a menudo. Distraerte ayuda a despejar la mente, alimenta la creatividad y da lugar a momentos espontáneos que generan espacio a nuevas ideas. Estas distracciones deben ser premeditadas y con justa medida. Lo que no queremos es que se salgan de control (lo cual afecta tus metas). Si te vas a distraer hazlo conscientemente y con ganas de hacerlo. Lo sé, suena absurdo.

Lo que me interesa que entiendas es el valor de tu tiempo, las consecuencias de las distracciones y cómo éstas repercuten en tus objetivos diarios, los cuales actúan como reacción en cadena postergando tus propósitos de vida.

Finalizo con una cita del libro que estoy leyendo actualmente, Poder sin límites de Anthony Robbins.

“El éxito es cosa sencilla. En primer lugar, uno decide expresamente lo que quiere; en segundo lugar, decide si está dispuesto a pagar el precio necesario para conseguirlo. Y luego hay que pagar ese precio. Equivocarse y volver a empezar está muy bien, sólo que consume enormes cantidades del único recurso que jamás nos sobrará a ninguno de nosotros: el tiempo.”

An introduction to the blog’s world

What is the most important and broadly accesible medium to share and look for information nowadays?

A website.

Unlike Facebook, Twitter or Instagram, a website is the most accessible and straigforward way to share or to be seen in the digital era. You just need to open your favorite browser, type a url.com (or google some keywords) and voila! The information pops up like magic, no need to register or create an account.

I think that’s the main reason I decided to create one.

However, there are other reasons I would like to share with you here.

  1. To share large amounts of text, unrestricted by the character limits of other platforms
  2. To create a free channel of expression for personal thoughts and ideas
  3. To centralize my accounts and personal projects
  4. To have a presence on the web

I have always said that I would like to write a book; althought right now I don´t really know the topic, you have to start from something. I think creating a blog is a good way to start feeling confortable with the habit of writing and at the same time develop my proeficiency in the english language. Remember, it’s better to have something good now, than to have something perfect in some unknown future.

We are in the XXI century and everyone should have a personal website; it’s like our bussines cards. If you don’t want to create a website right now, I think at least you should get your personal domain.

On this site, I am centralizing my social accounts and other projects so that, from here, people can jump anywhere else according to their specific needs or interests.

I am taking advantage of the internet as a place for connecting through shared content, with the hopes of posting thoughts and ideas that would, otherwise, remain in my notebook or within the limits of conversations with friends. I like to think that making it public can reach audiences all around the world; it might not, but I am opening up the possibility that it might.

After all, I’m just following a personal idea and getting it done like in any exciting experiment, just getting started and seeing what happens. The most important thing is to make it without any expectations, just following your drive to share and to create just for the sake of creating, just because it makes you feel good.

The best way to wrap this up is with some remarks I found on Mark Manson’s blog:

“The important thing here is to not limit yourself. Use writing as a tool of self discovery, write your own feelings, ideas and fantasies.

The point there is to develod a consistent habit of 1) uninhibited self expresion and 2) practice formulating your thoughts in a highly coherent way so that others may understand them.”

Thank you for your time.